PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL

   


     HOME


     ARTICULOS  
   

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
 
 
 
 
 
 


 

Palma Soriano en virtual toque de queda
Virgilio Delat La O

PALMA SORIANO, Cuba - 30 de enero (APLO) La ciudad de Palma Soriano, en esta provincia de Santiago de Cuba lleva más de 20 días en un virtual toque de queda. Un estado policíaco, con un nerviosismo extremo y registrándolo todo, da al impresión de una ciudad en estado de sitio.

Del escrutinio de la policía no se escapa nadie que deambule por la vía pública, desde las mochilas de los adolescentes, hasta las jabas de los ancianos son registras y a cada paso te piden el carné de identidad. No hay ventorrillo público que no sea inspeccionado y registrado varias veces al día por la policía y los trabajadores sociales.

En las horas nocturnas es peor, pasadas las 12 de la noche nadie puede permanecer en los parques, los que infrinjan esta disposición, luego de ser requisados en plena calle, son traslados a la estación de policía, muchos duermen en los calabozos hasta el otro día,  luego son multados y puestos en libertad.

Los trabajadores sociales junto a la policía regular conforman las tropas de enfrentamiento a la corrupción y de reforzamiento a la economía, según el discurso oficial, pero en realidad es un enfrentamiento contra la población indefensa, que si resuelve algo, tal vez -según el criterio de las autoridades- de forma no lícita, también es una forma de compensar el saqueo a que ha sido sometida la población cubana durante tantos años por parte del gobierno-estado.

La situación es como de una embriaguez, una histeria ideológica represiva. Se amedrenta a la población con la acción policíaca, mientras en las escuelas, los centros de trabajo y en las propias calles salen los grupos constantemente gritando frenéticas consignas revolucionarias como si estuviéramos en un estado de guerra.

La oposición política la mantienen bajo un constante acoso, como para que no gane terreno y se convierta en representante y reclamo de la población. Los activistas y promotores de la sociedad civil son citados reiteradamente a los centros operativos de la Seguridad del Estado y Estaciones de policía sin justificación alguna, sólo para que sientan el rigor de estar acorralados.

La semana pasada Tania Montoya Vázquez, esposa del preso político Raumel Vinajera Stevens, miembro del Movimiento Cristiano Liberación, condenado a 6 años en el 2003, fue interceptada en plena vía pública porque tenía en su poder un paquete que visiblemente denotaba que eran sabanas, sin embargo tuvo que mostrar el recibo de compra de una “shoping” (tienda recaudadora de divisas)  para que les fueran devueltas.

La población está muy alarmada, todo el mundo presume que se avecinan tiempos difíciles y se asume que el gobierno se encuentra inseguro y por tanto incrementa la represión como un acto propio de su misma debilidad. Al reprimir la actividad económica informal se va en contra del mecanismo natural de auto subsistencia que  ha mantenido la población cubana durante todos estos años,  desprovista del abasto de un mercado normal.