PERIODISMO DE FICCION DE LA REALIDAD CUBANA


APLOPRESS

PRECURSOR

 

Invaden campesinos sin tierras, tierras estatales en todo el país.
La Habana, 25 de Julio del Siglo XXI

La indecisión de las autoridades gubernamentales, de la actual Junta de Gobierno, con respecto a un final destino y uso de las tierras, ha provocado que miles de campesinos hayan tomado la iniciativa de ocupar tierras estatales en todo el país, sin esperar por los trámites legislativos que regule esta indefinida situación.

Con la desaparición de empleos masivos en la agricultura, propiciados por el gobierno anterior, aunque con bajos salarios, daba la impresión de cierta seguridad de vida para las familias campesinas.

La incertidumbre en la implementación de una nueva estructura organizativa, en el sector agropecuario, que contemple o defina la actual situación de las antiguas cooperativas de producción agropecuaria (CPA) y las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) mantiene en limbo legal a los campesinos, que no tienen acceso a un empleo directo en estos momentos.

El sector privado en la agricultura no se abre paso, limitado por la falta de recursos y financiamientos adecuados por un lado, mientras el resto de las tierras, se mantienen en manos del Estado, que no encuentra salida entre la privatización y las reclamaciones de propiedades, esperando siempre por la constitución del Tribunal de Tierras.

Todas estas cuestiones burocráticas y hasta de orden legal en muchos casos, tienen cierta justificación, pero los que no pueden esperar son los campesinos, que no tienen empleo ni un plato de comida que llevar a la mesa. Por eso, muchos de ellos han decidido tomar las tierras por su cuenta, donde al menos la esperanza de vida esté en sus manos.

Sin embargo, la reacción de antiguos propietarios no se ha hecho esperar, quienes mientras las tierras se mantienen en manos del estado, aguardan con calma, con una seguridad inequívoca, que sus bienes estaban bien preservados. Pero que su patrimonio, se convierta en pasto de una aparente obra de justicia social, no están dispuestos a tolerar.  

Entendidos en cuestiones agrarias y campesinas en Cuba, aseguran que entre más se dilate el proceso de legalización de la tenencia de tierras, más difícil será su solución, ya que cada día irán surgiendo nuevos intereses, como es el valor agregado, que estos campesinos le infligen a sus terruños, que hoy están ocupando por su cuenta.

 

 

La Alianza Nacional de Agricultores Independientes de Cuba, que se ha convertido en la mayor organización del campesinado cubano, ha hecho un llamado urgente, para tratar de resolver el problema. Pero con soluciones, que no comprometan posteriormente los verdaderos intereses de nuestra comunidad rural.

Dijo un vocero de la ANAIC: “No podemos permitir, que se vuelvan a tomar las necesidades de nuestros campesinos, como bandera de causas que no le van a resolver sus problemas, Todo no se resuelve con un pedazo de tierra, que sin recursos y buen mercado lo va a convertir en un productor de subsistencia, sin poder competir con productores mayores y centros cooperativos que participan, tanto directamente en el mercado, como en la comercialización organizada, dirigida y especializada”

“Nuestra justicia social es diferente, tenemos que empezar a respetar todas las libertades, incluyendo el derecho de propiedad, pero hay que fomentar la propiedad real, no como una jugada política irreal, con promesas de distribución equitativa, sino con igualdad de posibilidades y derechos”

“La infraestructura agraria tiene que estar bajo la premisa de garantizar una fuente de ingresos segura para la población rural, no importa el modo para lograrlo, siempre que se asegure la dignidad humana. Pero tampoco podemos aspirar a la tierra como una simple piñata, tiene que ser la tierra una inversión del individuo, donde va a poner todo su esfuerzo e inteligencia, para hacerla producir, de lo contrario será una carga social más y cuando dilapide los recursos naturales que encuentre en ella, la abandonará sin responsabilidad alguna”

Mientras se mantiene reunida la Comisión de Agricultura, informaciones llegadas del oriente del país señalan que campesinos de la intrincada región de Baracoa, amenazan con bloquear caminos y carreteras, incluyendo la loma de la Farola, único acceso a la ciudad primada de Cuba, si la Junta de Gobierno no toma una decisión sobre las tierras, que le dé un reconocimiento legal a los campesinos, para que puedan realizar sus transacciones comerciales, recibir préstamo bancarios, etc.