AGENCIA DE PRENSA LIBRE ORIENTAL

 

APLO

PERIODISMO DE  LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL DEL PAIS

Cuba y las campanadas del cambio en el Día de la Virgen de la Caridad


SANTIAGO DE CUBA, 12 de septiembre (Rosa Maria Montoya/APLO) La fiesta de la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad, además  sus actividades tradicionales, este año contó con  una muy especial.  La víspera de este  8 de septiembre fueron bendecidas las nuevas campanas de la Basílica Santuario de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. Regalo del Papa, las campanas llegaron a Cuba a través de la generosidad de la Casa Generalicia de los Padres Salecianos de Roma, en su Departamento de Misiones. Es un juego de seis campanas, de diverso tamaño, que tocan a través de un sistema de relojería, para ser más exactos, por un sistema computarizado.

 En la noche del viernes 7 partió la tradicional peregrinación desde la ciudad de Santiago de Cuba hasta el Santuario del Cobre, un recorrido de aproximadamente 25 km de distancia. Celio René Cobas, integrante de nuestra agencia APLO, quien cubrió la información destacó la fuerte presencia policial y de la policía política en toda la trayectoria, ya que generalmente en estos eventos religiosos se producen manifestaciones en contra el régimen.

En la ciudad de Palma Soriano se produjo la más concurrida celebración, según nuestro reportero Virgilio Delat, ya que la misa fue oficiada por el Padre José Conrado, un párroco muy venerado en esa comunidad, quien dio lectura al documento, ¿Por quién doblan las campanas? Donde hace un análisis pormenorizado del papel que han jugado las campanas del Santuario del Cobre en la historia de nuestra nación. Y sentenció: “No es banal celebrar este cambio de campanas en la Basílica Santuario de la Virgen. No es casual. Cuba quiere oír nuevas campanas que le anuncien salvación, esperanza, libertad. Los cubanos quieren oír las "campanadas del cambio".

La Seguridad del Estado conociendo la posición contestataria del Padre  José Conrado realizó fuerte operativo policial, situando más de 100 miembros de la Brigada de Respuesta Rápida (grupo paramilitar) y el carro patrulla identificado con el número 553  frente a la iglesia, en la esquina de las calles Maceo y Aponte, dirigidos por el oficial Luis Noel Platón.

Una gran cantidad de opositores políticos al gobierno se hicieron presentes en estas celebraciones religiosas, ya que por el carácter ateo del régimen toda manifestación religiosa se considera contestataria, por esa razón varios opositores fueron conminados por la policía política para que no salieran de su casa durante la jornada de celebración.

Las actividades de celebración culminaron con la tradicional procesión alrededor del Santuario del Cobre, matizada con una copiosa lluvia, pero que en nada amilanó a los devotos feligreses, que en andas pasearon  la Virgen de la Libertad, como fue denominada con víctores en la misa oficial bajo el llamado de las nuevas campanas que anunciaban nuevos tiempos, ojalá que así sea.