AGENCIA DE PRENSA LIBRE ORIENTAL

 

A P L O

OPINIONES

PERIODISMO DE  LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL DEL PAIS

                                i LA CIUDAD QUE SE MUERE !
 

POR: ROSA MARIA MONTOYA HERRERO

SANTIAGO DE CUBA, septiembre, 2004


Santiago de Cuba, la ciudad más caribeña de la Nación, aquí como en un crisol, se mezclaron las razas y las culturas más que en ninguna otra región del país. Bajo esa fusión de razas y culturas se celebran cada año los famosos carnavales de Santiago de Cuba.

 

Sus ciudadanos desde mucho antes se comienzan a preparar económicamente para tan trascendental ocasión, puesto que año tras año aumentan los precios de lo que se puede comprar, mientras las finanzas del criollo en la provincia disminuyen. Sin embargo paradójicamente se ponen en función de las fiestas, a pesar sus necesidades y vicisitudes.

 

Nuestros carnavales, indudablemente ricos en tradiciones, se convierten en los primeros del país, las calles de la indómita ciudad se llenan, las gentes se agrupan por barrios, sexo, edades y hasta por sus diferentes matices profesionales hasta políticos, pero parece reinar un ambiente de una felicidad momentánea, olvidando los tiempo tan duros que vivimos.

 

Sin embargo la aparente alegría no puede ocultar la violencia que se genera en esos días, con el aumento en la ingestión de alcohol y el uso de drogas. Las bandas juveniles aprovechan las fiestas para sus ajustes de cuentas.

 

Muchos siempre recuerdan a Santiago por sus fiestas, sus gentes. De hecho fue apodada la Ciudad Héroe,  pero detrás de todas esas tradiciones y hospitalidad vive un ciudadano común y corriente, con el más alto índice de desempleo del país.  El nivel de vida del santiaguero esta por debajo de sus coterráneos que viven en el occidente y centro del país.

 

La  economía del Municipio  Santiago de Cuba no es nada halagüeña, comenzó con el desarrollo de la Industria Minera, luego centró su economía en la producción cafetalera, azucarera y hasta frutícola, devenidas todas en verdaderos fracasos.

 

A pesar que poseer una infraestructura de salud que cuenta con 11 hospitales, 17 policlínicas y 325 médicos de la familia, (posta médica) Santiago de Cuba ha resultado ser la provincia con más enfermos de SIDA (VIH) a nivel nacional y con sistemáticos brotes de enfermedades venerias, hepatitis, dengue, etc.

 

La expectativa de vida del santiaguero, según cifras oficiales es de 67 años, para una generación que ya sobrepasaba los veinte años al triunfo de la Revolución. Con una tasa de natalidad de 13. 76 y una de mortalidad sin poder verificar  de 9.1 Santiago de Cuba bien podría llamarse-con todos estos datos- la Ciudad que se Muere.