AGENCIA DE PRENSA LIBRE ORIENTAL

  

APLO

PERIODISMO DE  LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL DEL PAIS

No es fácil, compay
Reinaldo Calderín, APLO

SANTIAGO DE CUBA, Cuba – Noviembre 2005- La crisis los mercados agropecuarios estatales es general, incluyendo el transporte. El transporte siempre ha sido algo crítico en Cuba. Por eso el gobierno se desentendió hace rato del transporte de pasajeros, casi en su totalidad.

Las empresas de transporte agropecuario no escapan de esta realidad. Este año, la Empresa de Frutas Selectas, encargada de recoger las frutas en el sector privado, no ha podido cumplir su acometido por estar su parque de equipos prácticamente diezmado.

En la provincia Santiago de Cuba, por poner un ejemplo, los camiones y tractores que posee la empresa de Frutas Selectas están en muy mal estado técnicamente, los talleres carecen de piezas de repuestos y por si fuera poco, no cuentan con personal suficiente por falta de presupuesto.

Otro factor que afecta al transporte agropecuario es la falta de combustible, algo que no se entiende, debido a los sustanciosos acuerdos petroleros firmados con Venezuela, que permiten la entrada oficial de 90 mil barriles diarios del crudo venezolano.

Sin embargo, los únicos afectados no son los trabajadores del ramo. También los campesinos privados, que no pueden vender sus productos directamente, sino a las empresas del Estado, así como la población, que se ve privada de consumirlos.

La actual cosecha de guayaba, así como las naranjas y mandarinas no pudieron ser llevadas a los llamados "mercaditos de barrio" o puntos de venta, pudriéndose en los campos en espera de transportación, con el consiguiente perjuicio para sus propietarios, que no tienen seguros sobre sus cosechas, ni pueden venderlas libremente.

Todos estos factores demuestran una vez más la incapacidad del gobierno de implementar el mercado, ahora hablando de austeridad económica. Los mercados agropecuarios se han convertido en la pesadilla del "comandante en jefe", que no tiene cómo abastecerlos. Generalmente lo que tienen es especias verdes y carbón.

El desabastecimiento de los mercados ha provocado el surgimiento de los "vagoneros", vendedores ambulantes privados que con un vagón de los que se utilizan en la construcción caminan las calles santiagueras vendiendo sus productos. O sea, un resurgir de los otrora pregoneros, que en un tiempo formaron parte de nuestra tradición popular. A diferencia de que en la actualidad, a pesar de la crisis que vive el país, la policía los reprime con multas, decomisa sus mercancías y muchas veces hasta los detienen.

Amigo lector, al concluir este artículo se hace necesario gritar bien fuerte una frase que se ha hecho popular en el oriente de nuestro país: “no es fácil, compay”.

Versión relacionada: