PERIODISMO DE FICCION DE LA REALIDAD CUBANA


APLOPRESS

PRECURSOR

 

 

Aprueba la Junta Cívico - Militar de Cuba el Tribunal de Cuentas.
La Habana, Agosto 13 del  Siglo XXI

La nueva Junta de Gobierno de Cuba, reunida en Sección Plenaria este jueves en los bajos del monumento a nuestro Apóstol José Martí­, nombró oficialmente al Tribunal de Cuentas, que tendrá como principal tarea recuperar los fondos depositados en bancos extranjeros por funcionarios cubanos del pasado régimen castrista.

Presidirá el Tribunal de Cuentas un destacado jurista cubano que cumplió varios años de prisión durante el pasado régimen , pero señaló al respecto:
Actuaremos apegado a la ley, sin odio y ni revanchismo. No podemos actuar como ellos, entonces nuestra causa no tendría razón de ser, pero sí, seremos enérgicos en rescatar lo que le corresponde a nuestro pueblo.

Uno de los miembros del Tribunal de Cuentas señaló, que recuperar el dinero robado a la Nación es una tarea bastante difícil, ya que hay muchos intereses de por medio, incluyendo

influyentes gobiernos, aunque bien valdría la pena el esfuerzo, porque solamente en dinero en efectivo, son millones de dólares.

 

La mayoría del pueblo considera que ese dinero robado corresponde a los largos años de penurias que sufrieron ellos y sus antepasados y tiene que ser devuelto a la Nación.

El Tribunal de Cuentas también recurrirá ante el Tribunal Supremo de Justicia, para que interponga una apelación ante la Corte Suprema de los Estados Unidos,  por los fondos otorgados en compensación por daños a presuntas víctimas del comunismo, causados en virtud del régimen castrista. La decisión de los jueces en muchos casos benefició a personas que no pueden justificar tales daños, frente a otras que perdieron la vida, sufrieron cárceles y torturas o vivieron en las más horrendas penurias.

En su  misiva el Tribunal de Cuentas también se argumentó, que los fondos utilizados corresponden a la Nación Cubana y es competencia de sus nacionales y sus leyes, decidir como utilizar los recursos del país, que en ningún momento se ocuparon fondos activos del gobierno cubano o se le incautaron cuentas en el exterior, sino que se utilizaron fondos congelados que provenían de activos anteriores al gobierno de Fidel Castro.