PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL
 


     HOME


     ARTICULOS  

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
    PORTADA    
         ANTERIOR

Enfrentan la pena de muerte jóvenes que se rebelaron en la prisión “El Manguito”

SANTIAGO DE CUBA, 23 de enero (Lisette Bravo/APLO) Los tres jóvenes del servicio militar obligatorio y los dos reclusos que en la madruga del pasado 20 de diciembre protagonizaron la revuelta en el penal El Manguito, donde murieron los oficiales, Tte. Oliverio Orozco y el Subte. José Antonio Tamayo, podrían estar enfrentando la pena de muerte, según la madre del joven Irán Cabrera León, uno de los reclutas participantes.

Según un funcionario de Cárceles y Prisiones, que por razones obvias pidió el anonimato, cuenta que uno de los reclusos cortó la corriente del servicio de teléfono a la prisión. Los reclutas se dirigieron a la enfermaría, donde los dos oficiales se encontraban conversando con la enfermera. Uno de los oficies le dijo al recluta que no jugara con el arma que eso era peligroso. El recluta le contestó: “yo no estoy jugando, esto es de verdad”. El recluta Yoelvis Delgado Arvelo comenzó a disparar, dando muerte a los dos oficiales, mientras la enfermera se tiró al suelo, dándose por muerta y los reclutas se dieron a la fuga, llevándose 5 fusiles AK-M de fabricación soviética y 37 cargadores de balas. 

Los 3 reclutas y uno de los reclusos fueron capturados en la zona de Bolaños, a unos 10 Km. del lugar de los hechos  y a unos 40 Km. de la ciudad de Santiago de Cuba, mediante una operación militar que involucró al Ejercito Oriental, las tropas especiales del Min-Int y fuerza combinadas con paracaidistas y la Policía Nacional Revolucionaria

En un enfrentamiento con una patrulla de la PNR el recluso en cuestión recibió dos impactos de bala en el glúteo derecho. Los reclutas escondieron las armas y luego se entregaron sin hacer resistencia.

El hermetismo informativo de las autoridades no ha permitido conocer el móvil de la revuelta, pero uno de los reclusos participantes se declaró responsable de la organización y desarrollo del complot. Dicho recluso, quien cumple una sanción por atentado, bien pudo tener una motivación política, al tratar de liberar a los más de 500 presos que se encuentran recluidos este penal.

En el día de ayer, los detenidos fueron sometidos a un peritaje psiquiátrico en el Hospital Gustavo Machín, más conocido por el hospital de Jagua.

Otras publicaciones: CubaNet

 

herramientas-webmaster

Locations of visitors to this page