PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL


     HOME


     ARTICULOS  

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
    PORTADA    
         ANTERIOR
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

Irregularidades en vista conyugal de preso de conciencia en la prisión de Kilo 8.

 

SANTIAGO DE CUBA, 27 de febrero (Virgilio Delat-APLO)  El pasado 2 de febrero Belkis Cantillo Ramírez, esposa de José Daniel Ferrer García, uno de los presos políticos de la llamada causa de los 75 sufrió abusos y arbitrariedades por parte de funcionarios del Ministerio del Interior durante la visita conyugal reglamentaria en la prisión de Kilo 8 en Camagüey.

 

Cuenta la señora Belkis Ramírez que salió desde el día anterior de Palmarito, en la provincia de Santiago de Cuba, a unos 400 kilómetros de la ciudad de Camagüey para poder llegar a tiempo, debido a las inmensas dificultades que se viene confrontando con el transporte. Sin embargo, aunque logró encontrarse en la prisión a las 8 AM, un oficial de apellido Mesa le comunicó que las seis habitaciones dedicadas a las visitas conyugales ya estaban llenas, que debía esperar hasta la una de la tarde, o sea, el segundo turno.

 

Alrededor de las 10 de la mañana -dice Belkis- pasaron a la esposa de un preso común, por lo que llamó al oficial de apellido Mesa y le dije mentiroso, que la había engañado. Un preso común le comunicó a José Daniel lo que estaba pasando, por lo que éste amenazó a las autoridades del penal con plantarse en huelga de hambre, entonces aparecieron cuatro policías y seis miembros de la Seguridad del Estado.

 

A la una de la tarde fue que la señora Belkis Ramírez  pudo encontrarse con su esposo en una habitación sucia, mal oliente y falta de una total higiene  Además le impidieron pasar la medicina que le llevaba al esposo para la gastritis severa que padece y le cambiaron y le cambiaron la jaba por la de un preso común, con la intención de causarle problemas.


José Daniel Ferrer y  Jesús Mustafá Felipe, son los unidos presos de conciencia que tienen visita conyugales cada 5 meses en el oriente cubano y  sus esposas siempre son víctimas de hostigamiento por parte de la policía política.



Otras publicaciones: CubaNet