PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL


     HOME


     ARTICULOS  

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
    PORTADA    
         ANTERIOR
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 


Odiseas de los servicios de Internet en Oficina de Intereses

LA HABANA, Cuba - 4 de marzo (Virgilio Delat, APLO / Los servicios de Internet que presta el Centro de Recursos Informativos de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos se encuentran prácticamente colapsados.

Las funcionarias de CUBALSE Gladis y Sandra, encargadas de los centros Eleanor Roosevelt y Lincoln Center, respectivamente, atribuyen la deficiente conexión a los obsoletos modems utilizados, y que se está esperando que entren los nuevos para reemplazarlos. Otros aseguran que desde que Ramiro Valdés asumió el cargo de Ministro de Información e Informática la conexión es casi imposible. Siempre se alega que el servidor está en reparación.

La conexión o acceso a la Internet es un misterio. Unos dicen que es mediante satélite, otros por la línea telefónica. Lo que sí es seguro es la pésima calidad del servicio. El pasado 20 de febrero estuve desde las 9 hasta las 11 de la mañana y de las 2 hasta las 4 de la tarde en la sala de computación de la SINA sin lograr conectarme a Internet. En el Lincoln Center se encontraban 15 personas y en el Eleanor Roosevelt 8, y todos nos fuimos con la misma frustración: no pasamos ni recibimos la necesaria información.

El Centro de Recursos Informativos de la Oficina de Intereses está a disposición del público en general y las mencionadas Gladis y Sandra son las encargadas de coordinar su asistencia, que incluye también a disidentes e integrantes de la sociedad civil, lo que dificulta sobremanera la utilización de sus servicios.

En el mes enero un señor ocupó casi todo mi tiempo de Internet, imprimiendo 50 páginas de un libro online, mientras tuve que esperar por la impresora para sacar la planilla de inventario de la pobreza rural.

Aunque se dice que los que somos de provincia tenemos prioridad, en la práctica no es así. El pasado 20 de febrero no pude conectarme a Internet y pedí que se me diera un nuevo turno, el que se me fijó para el 19 de marzo, por lo que tendría que permanecer todo este tiempo en La Habana.

El sistema actual provoca que en ocasiones se queden mesas vacías. Las personas de la Habana muchas veces sacan turnos y luego no van, aunque existe una lista de espera, pero no se tiene control sobre la misma y esos turnos la mayoría de los casos son ocupados por personas previa coordinación con las funcionarias Gladis y Sandra.

No se sabe ciencia cierta cómo se coordina la asistencia del público, pues la población no tiene conocimiento de ese "privilegio" que se le otorga en la Oficina de Intereses, pero he visto que las funcionarias llaman a una persona por teléfono invitándola a disfrutar de dichos servicios.

Muchos son los incidentes que se han registrado con la Seguridad del Estado cuando opositores, periodistas independientes y activistas de derechos humanos han visitado la Oficina de Intereses. Se les confiscan documentos, decomisan radios y hasta se les detiene. Sin embargo nadie cuestiona que quienes dan las citas, reciben y entregan los documentos y demás equipos, son las propias funcionarias asignadas por el gobierno cubano


Otras publicaciones: CubaNet